Entradas etiquetadas como compromiso

Epílogo de la Campaña Presidencial en Venezuela: Comienza la transición

A menos de 24 horas del comienzo de la elección presidencial más importante de la historia reciente de Venezuela, me atrevo a escribir este post, con la certeza de que será una jornada extraordinaria para los ciudadanos venezolanos.

El país, que durante el último año (y los últimos días) ha estado polarizado y en dónde cada uno de los bloques políticos tienen prácticamente un mismo peso, acudirá a las urnas electorales para decidir si le dará 6 años más al Candidato-Presidente Chávez (para gobernar así 20 años) o le dará la opción al Candidato aspirante Henrique Capriles, quién en este momento tiene la posibilidad de ganar la elección (en 1998, Chávez le ganó a Salas Römer por 16%, en el 2000 le ganó a Arias Cárdenas por 22% y en 2006 le ganó a Manuel Rosales por 26%; en esta semana, la mayoría de las encuestadoras indicaban que la ventaja entre un candidato y otro no era mayor a los 5 puntos -visto bidireccionalmente).

A partir de esta polarización, se presentan dos posibles resultados electorales: 1) Ganar por un margen pequeño (menos de 2%) o 2) ganar por más de 5% (que sigue siendo cerrado); pero más allá Venezuela tiene como reto: ¿Cómo volver a reconciliar al país para juntos trabajar en una visión que permita el bienestar colectivo de todos los venezolanos? Porque si algo está claro es que los últimos 14 años han sido de apartheid político y no se ha buscado el consenso para gobernar.

Yo creo que en Venezuela, muchos venezolanos se acostumbraron a recibir las migajas y las dádivas de un gobierno, el petropopulismo está en las venas de nuestra Nación, y muchas personas no se han percatado que es como un cáncer que está corroyendo y que además no tiene color político. Esa amenaza sigue latente.

Por ello, el primer cambio es saber que el individuo es el único que tiene en sus manos su destino personal, y luego colectivo. El cambio no se decreta, la Democracia no se decreta, la revolución no se decreta, la transformación no se decreta. Nadie puede imponer cambios de arriba hacia abajo. Eso es un proceso que va mucho más allá, que emerge desde la raíz profunda de la conciencia de que las cosas tienen que cambiar, y que para cambiar a mi entorno, primero tengo que cambiar yo. Venezuela no podrá cambiar mientras cada uno de sus ciudadanos no decidan cambiar. Pero ese cambio debe ser con objetivos y metas claras, visualizando que el objetivo se alcanza, y además teniendo la plena conciencia de que toma años, y que quizás algunos de los que estamos caminando en este momento esta Tierra de Gracia no lo veamos, pero tendremos la fe de que nuestros descendientes si lo harán.

Toda elección representa la oportunidad de decir nuestra opinión sobre lo que debe pasar con la Nación. En esta oportunidad, en tus manos está darle 20 años de poder a una persona o darle la oportunidad a la alternativa que ofrece progreso y esperanza.

Si decides no votar, luego no digas que no te dieron la oportunidad. Si en los últimos años no te ha gustado la forma en la que las políticas públicas de este gobierno te condujeron a vivir con miedo y desesperanzado, o al contrario, si tus últimos 14 años han sido boyantes por navegar en el mar de la felicidad, bueno, tienes la oportunidad de votar y refrendar o escoger otra opción.

En tus manos está tu destino, el de tu familia y el de tu Nación. Y recuerda, el 8 no hay ganadores o perdedores. ¡Siempre gana Venezuela!

En estos momentos, en Venezuela comienza una transición, un gobierno que sabe que tienen la necesidad de moverse porque su revolución ya no emociona y su oposición que sabe que el reto que tiene por delante es vital para la supervivencia de la Nación.

Siempre hay luz al final del túnel, y con esta metáfora quiero decir que Venezuela si puede ser una gran Nación, y la votación del 7 de octubre es el primero de muchos eventos que están por venir para desatar el potencial escondido y perdido que tenemos; no caigamos en el cortoplacismo, tomemos conciencia que el país requiere de sacrificio personal por un tiempo, pero que después se ven los frutos de esa siembra. Y la cosecha toma tiempo.

Venezolanos, soñemos con un futuro mejor, visualicemos que ya viene, y mejor aún comencemos a trabajar para que sea una realidad. El domingo 7 de octubre, el primer paso es votar.

Oswaldo Ramírez C.
@oswram

Anuncios

, , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: