Entradas etiquetadas como Gabriella Zavarce

Por primera vez, Chávez está en posibilidad real de perder

Entrevista a Oswaldo Ramirez C_Diario El Tiempo_1octubre2012Nunca antes el director de la firma ORC Consultores, Oswaldo Ramírez C. había observado una distancia electoral tan corta entre el candidato-Presidente y el aspirante de la oposición

El futuro es incierto. Lo han dicho los filósofos: lo único que se tiene es el presente. Lo que está por venir es impreciso, dudoso. Eso angustia, causa estrés, desespera. Pronosticar el comportamiento de esa instancia nublada es una tarea compleja, más aún cuando la tensión tiene dimensiones masivas y cuando la genera una elección presidencial que no es -en eso coinciden unos y otros- cualquier elección.

La incertidumbre se impone, se palpa, se huele, se ve. No hay rincón donde se esconda. Y no hay nada, hasta el 07 de octubre, que alguien pueda hacer. Aunque claro está: es una ansiedad aderezada también con energía, entusiasmo y optimismo.

Pero sí hay quienes se dedican a analizar el presente y el pasado, para esbozar cómo será el porvenir. Escudriñan datos, tendencias, comportamientos, clases sociales, discursos. Oswaldo Ramírez, analista político, es uno de ellos.

Operación remate

-La campaña para la elección presidencial del 07 de octubre está a punto de cerrar, ¿cómo cree que los candidatos deben manejarse en estos últimos tres días que quedan?
-Lo que viene es la finalización de la “operación remate”, que ha estado atada a la necesidad de tocar lugares importantes de la geografía nacional. En ese sentido el candidato de la unidad democrática, Henrique Capriles, iba a tener 21 actos masivos. Los candidatos comenzarán desde ya a dar los últimos toques a la logística para el día de la elección, con sus testigos, por ejemplo. Y son importantes porque son quienes pueden tener los resultados, incluso, antes que el Consejo Nacional Electoral. Yo creo que, además, en estos días se le subirá el tono a la campaña: habrá un mensaje más contundente, para terminar de persuadir al elector. En el caso del candidato-presidente Hugo Chávez tal vez va a aumentar las descalificaciones a su oponente, que da cuenta que no acepta al otro como una opción válida.

-Señala que ambos aspirantes subirán el tono a la campaña. Al respecto precisa que el candidato-Presidente podría aumentar las descalificaciones al abanderado de la Mesa de la Unidad Democrática. De ser así, ¿cómo cree que incida esa actitud en la elección?
-El verbo del Presidente se pretendió suavizar con la campaña, a través del posicionamiento del concepto “corazón de mi patria”, que es un driver que viene desde 2004. Lo que dice eso desde la comunicación política es: “Yo te he protegido en 14 años, ahora te toca a tí cuidarme a mí”. Pero en realidad ese corazón de la patria no se ha manifestado en las expresiones verbales del candidato: comenzó a ser ofensivo, a hablar de un paquetazo, de un tema ideológico, de que el candidato opositor es viejo-porque sabe que tiene muchos votantes jóvenes.

-Alguien pudiera decir que estratégicamente esa artillería fue un acierto. ¿Por qué usted piensa lo contrario?
-Porque perdió espacio para hablar de sus propuestas. Hugo Chávez era un monstruo haciendo campaña electoral, y no lo ha mostrado ahora. Pasó de la necesidad de estar en la calle a estar en la televisión. Eso es un efecto post cáncer.

-¿Realmente necesita Chávez estar en la calle?
-Sí, y está tratando de ganar el tiempo perdido ahorita al final de la campaña.

-Pero, ¿necesita realmente la gente que Chávez esté en la calle?
-Luego del cáncer la gente lo que quería era verlo y saber que estaba vivo. Por eso se convirtió en un Presidente virtual. De hecho, hasta hace poco, en 75 días de campaña, había tenido 20 actos, sumando los que aparece como candidato y los que aparece como Presidente.

-¿Está diciendo que Chávez perdió la calle?
-Chávez perdió la calle. El no poder estar físicamente en algunos lugares, hizo que el otro candidato los tomara. Y en política hay una máxima: los territorios están para conquistarse.

-¿Qué diferencias podría advertir usted entre la campaña que llevó Chávez en el 2006 y la que está por culminar?
-Manuel Rosales no era un candidato legítimo y Chávez prácticamente tenía la elección en el bolsillo. En 2006 se llevó una campaña para convencer a la clase media. Por ello hasta se quitó la camisa roja; pero no funcionó, porque era inverosímil. Ahora también aparece con un atuendo distinto: una chaqueta azul con blanco. Eso para mí ha sido un error porque proyecta la bandera de Cuba. Pero lo que quería con ello era llegar a tres audiencias dominadas por Capriles: la clase media -nuevamente-, las mujeres y los jóvenes. No es al azar que aparezca tocando guitarra eléctrica en un acto. Nada es casual. Chávez no es un novato en la política.

-Para la oposición era clave desmontar la idea de que Capriles era adinerado y poco cercano al pueblo, cosa que se reforzaba insistentemente desde el sector oficial. ¿Considera que Capriles ha logrado penetrar en zonas populares tradicionalmente chavistas?
-Sí se cumplió. No es que Capriles era lejano a la gente, sino que tiene una personalidad distinta a la del Presidente. Sobre su condición económica creo que eso nunca se planteó en el comando de campaña. Eso fue una matriz que se pretendió manejar desde el oficialismo. Pero sí ha habido un abanico de etiquetas: desde nazi, hasta homosexual. Pero eso no causó efecto, porque el ciudadano de a pie no está hiperpolitizado.

-Pero hay temas que impactaron en la opinión pública, como la situación con el diputado Juan Carlos Caldera y el presunto documento firmado por Capriles donde se describe la política económica, de corte extremo liberal, que implantaría de ser electo Presidente. Eso podría tener una incidencia en el ciudadano de a pie opositor, aunque no esté “hiperpolitizado”?
-La amenaza más grande del oficialismo era que Capriles iba a eliminar las misiones. Y eso se ha controlado: hoy, de cada 10 venezolanos, sólo tres piensa eso. Otra amenaza fue hacer cree que si Chávez se va, el país se convertiría en un caos, pero la gente no se comió ese cuento.

-¿Y el caso del diputado Juan Carlos Caldera?
-Ese tema no caló. Y se dieron cuenta, tanto que suspendieron la interpelación en la Asamblea Nacional.

-Durante buena parte de la campaña algunos analistas insistieron en que el presidente Chávez había mantenido un discurso reactivo, ¿Eso es perjudicial para alguien?
-En campaña es importante marcar la agenda. Y la agenda política y la pública las marcó Capriles. En la agenda mediática ha habido un equilibrio, pero en algunos momentos ha favorecido a Capriles. Chávez siempre ha tenido la necesidad de estar en la esfera pública, y perdió las tres agendas, aunque las dominaba. Él retrocedió y se volvió reactivo.

-Hay una evidente guerra de encuestas y todas contrastan mucho entre sí, pero parecen coincidir en que será un resultado muy cerrado que favorece al candidato-presidente Chávez, ¿Qué lectura hace usted?
-Hay que tener en cuenta que son instrumentos que permiten ver el pasado. Son una foto del entorno que permite hacer un diagnóstico de la situación y hacer correcciones. La lectura que se hace es que estamos en una sociedad donde hay dos bloques que tienen más o menos el mismo peso.

-¿Cree que, como apuntan teóricos de la opinión pública, los indecisos se terminan apegando a la opción que se da como ganadora en las encuestas?
-A la gente le gusta anotarse al ganador. Pero cuando se percibe la esperanza de la gente, uno piensa que quien domina la calle puede ganar la elección.

Final de fotografía

-¿Cuál cree usted que sea el escenario que se presente el 7-O?
-No creo que la diferencia entre un candidato A y B exceda los 10 puntos. Es un final cerrado. Creo que puede haber una diferencia de menos de un millón de votos. El escenario de un candidato ganador por 450 mil votos es posible.

-¿Quién puede ganar en ese final cerrado?
-Ambos; pero Hugo Chávez, por primera vez, tiene la posibilidad de perder una elección. Su competencia nunca había estado tan cerca.

-¿El Presidente aceptaría una eventual derrota?
-Estamos dentro del marco de la Constitución. Dentro de ella todo y fuera de ella nada. Él está obligado a reconocer los resultados. No sólo él, Capriles también.

-Si gana Chávez, ¿qué cree que ocurra con la oposición venezolana?
-Depende de la diferencia por la que gane. Si gana por menos de 5 puntos, no tendría el país en las manos, como en el 2006, cuando salió relegitimado de una manera cómoda. Es que hasta el mismo chavismo está pidiendo cambios. El modelo de Chávez se agotó. A los chavistas ya no les emociona ir a una marcha. Así amen al Presidente y voten por él, no le están viendo el queso a la tostada. El país va a entrar en una transformación.

De perfil
Por las venas de Oswaldo Ramírez circula política pura. Es licenciado en Ciencias Políticas (UCV) con especialización en Finanzas Públicas (Ucab) y Gerencia Pública (Unimet). Los últimos 12 años los ha dedicado a trabajar en el diseño estratégico comunicacional de varias campañas electorales, de nivel regional y nacional. Entre 2001 y 2009 fue coordinador de Gobierno Electrónico, Director de Atención al Ciudadano y Director de Análisis Estratégico de la Alcaldía de Chacao, organismo para el que ganó más de 10 premios internacionales. Desde 2006, es profesor de opinión pública, sociología política y comunicación política en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Monteavila. Es el propietario y fundador de la firma de Consultoría Política ORC consultores.

Leer en pdf 

Entrevista realizada por Erick Lezama para el Diario El Tiempo. Foto: Gabriella Zavarce

, , , , , , , , , , ,

2 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: